RASHŌMON – POP UP CDMX

EL EFECTO RASHŌMON

(…o el narrador no confiable)

Rashōmon es un filme japonés dirigido por Akira Kurosawa en 1950. Basado en dos cuentos de Ryūnosuke Akutagawa. Éste creó un parteaguas para la cinematografía de la posguerra, llegando a ser galardonada con el Oscar a mejor película extranjera. Con una propuesta narrativa y fotográfica sin precedente, el filme relata la búsqueda de los culpables del asesinato de un samurái y la violación de su esposa en el Japón del siglo XII, yuxtaponiendo los diferentes testimonios de los implicados mediante el flashback.  Cada uno de esos relatos se presenta como una «historia dentro de la historia», lo que acentúa su aparente realismo, sin presentar al final ninguno de ellos como verdadero.  Por el contrario, Rashōmon nos muestra que todos los relatos, desde un particular ángulo, son veraces en función de los contextos, antecedentes y condicionantes de cada sujeto.

Denominado así por la obra maestra de Kurosawa, las ciencias sociales han utilizado “El Efecto Rashōmon” para referirse a situaciones donde la importancia de un evento, un propósito o un valor definido en términos abstractos no es objeto de disputa, pero diverge en visiones o valoraciones respecto al porqué, el cómo, el quién y el para qué de ello.  Desde acontecimientos hasta experiencias personales, siempre existen elementos que delimitan la manera en que narramos nuestra historia.  Ya sea por una cuestión cultural, de creencia o experiencia, cada persona es un constructo irrepetible de verdades.

Aunque la selección informática no es una novedad, hoy en día somos capaces de accederla de manera casi inmediata gracias a la globalización. Múltiples plataformas nos bombardean con noticias de todo el mundo, presentando de alguna manera, visiones específicas de quienes la reportan.  Nos vemos inmersos en la eterna pelea de Palestina contra Israel, del norte contra el sur, de izquierda contra derecha.  Sabemos exactamente lo que pasa y sin embargo no logramos unificar nuestras opiniones.

De la misma forma que las noticias apelan a nuestros contextos sociales, nuestras propias experiencias delimitan la realidad inmediata. Es imposible saber lo que otros ven y piensan.  El efecto Rashōmon nos enseña que, aún teniendo la misma información, nuestros cerebros procesan los datos dentro de los parámetros en los que nos sentimos más cómodos. Lo que hacemos, vivimos y sentimos pasa siempre por un filtro cuidadosamente tejido de experiencias personales, conocimiento y hasta de nuestras propias capacidades empáticas, entre otras.

Considerando las herramientas cinematográficas utilizadas en el filme original, la implementación social y científica del efecto y la manipulación masiva de información en la era digital, ésta muestra reúne piezas que nos recuerdan por un lado las fallas, bondades y curiosidades de la percepción humana y por otro, la capacidad crítica que nos permite definir el curso de la sociedad contemporánea.  Así como Kurosawa lo hizo en 1950, pondremos a prueba nuestra manera de percibir “la verdad”, la postura que tomamos y sus posibles efectos sociales colectivos.

HEART EGO

ARTISTAS PARTICIPANTES

Marco Arce

Ana Bárbara Caballero

Pilar de la Fuente

Héctor Falcón

Spencer Flores

Pedro Magaña

Mateo Pizarro

Oswaldo Ruiz

Omar Torres

Marco Treviño

Fabián Ugalde

Generoso Villareal