DO NOT PANIC Vol 2: Cómo sobrevivir una pandemia

No existe en realidad, un instructivo perfecto de cómo actuar y como sentirnos durante una pandemia mundial. El miedo, la incertidumbre y la ansiedad se esconden en los rincones de nuestras casas y nos sorprenden cuando menos lo esperamos. Parece que las cosas no terminan y las noticias no alumbran la claridad que buscamos. Es en estos momentos que el arte, este elemento que muchas veces es cuestionado sobre su veracidad de ser “esencial”, tiene aún mucho que enseñarnos.
Hablamos de arte como una “guía para sobrevivir” porque eso es justo lo que ha hecho a lo largo de la historia. El arte sobrevive. Sobrevive guerras, revoluciones, cambios tecnológicos, políticos, pandemias y no hay frontera que lo detenga. Encontramos refugio en tiempos buenos y tiempos malos, detrás de las intenciones de miles de artistas que nos ayudan a entender mejor el mundo que estamos habitando. Recorremos museos y galerías en búsqueda de una perspectiva única de los tiempos pasados y los actuales, así como una mirada al futuro que nadie más sabe dar.
Hace poco más de 3 años, durante una época de muchos cambios políticos e incertidumbre social, Heart Ego realizó una exposición colectiva llamada DO NOT PANIC. Esta abordaba una serie de puntos de vista políticos y sociales sobre la ansiedad de los cambios que estábamos viviendo. Las piezas no solo representaban la situación del momento, sino que planteaban una especie de advertencia sobre las consecuencias de lo que se estaba desarrollando. DO NOT PANIC, como lo estipula en su título, funciona como un recordatorio de que, por encima de la desesperación y el caos, debe imperar la concientización social, política y climática, así como las acciones personales y grupales para lograr el cambio necesario.
En esta ocasión, presentamos la edición: Vol. 2 “Como sobrevivir una pandemia”. Haciendo una referencia entre la imposibilidad de actuar de manera “correcta” durante una crisis de este nivel y la capacidad de supervivencia del mundo de las artes, armamos una colección curada alrededor de las múltiples problemáticas que se desarrollan cuando atravesamos circunstancias tan ajenas.

La muestra incluye un desfile de referencias políticas y filosóficas. Esculturas que nos recuerdan que quizás, nada está bajo control en este momento y se unen una repetición que nos abruma. Dibujos que nos ilustran un virus que nos cambia y a veces nos desaparece, mientras tenemos la realización de que, en el futuro, como sociedad tendremos que tomar distancia de la normalidad que conocemos.

Hay otras situaciones que nos son muy familiares, pero que se han exacerbado durante esta crisis: la desigualdad de género no se detiene ante nada. Fotografías antiguas con intervenciones que nos hablan de estas historias que conocemos; las mujeres al frente de la batalla, allá afuera enfrentando al virus y dentro de su propia casa. Otra más nos muestra un gesto de desesperación aislada, casi ahogada por una bolsa de cartón.

Y quizás, aunque de una manera un poco oscura, los rostros intervenidos traen a flote la nueva angustiante “normalidad”. Retratos antiguos son alterados con elementos que asemejan máscaras, transformando el rostro de quienes habitan los retratos.

Por otro lado, encontramos elementos que nos traen una perspectiva más esperanzadora. Piedras cuyo enorme peso cae sobre estructuras que son insostenibles, nos demuestran la capacidad humana de sobrellevar todo lo que se nos presenta, sin importar que tan imposible parezca. Colores estridentes en un lienzo chocan en una armonía casi audible, una explosión de emociones que no puede ser detenida, sin importar las circunstancias más oscuras. Un cuadro por debajo de nuestro campo de visión nos enseña que aún cuando el tiempo corroe, cuando las cosas cambian, hay belleza, si sabemos encontrarla. Y finalmente, después de este torbellino de emociones y experiencias, una pieza que se mueve a nuestra merced, que cambia con nosotros y nos demuestra que el arte, como la vida, no es estático y como tal esto también pasará.

Esperamos que, al recorrer esta exposición, aunque de manera virtual, ayude a darnos cuenta de que aún detrás de las paredes en las que nos hemos obligado a resguardarnos, seguimos siendo una sociedad que comparte experiencias de manera colectiva, que no estamos solos y que, así como el arte, no importa que suceda, siempre se puede transformar para sobrevivir.

HEART EGO

ARTISTAS PARTICIPANTES

FERNANDA BRUNET

ANA BÁRBARA CABALLERO

HÉCTOR FALCÓN

HUGO LUGO

EUGENIA MARTÍNEZ

NICO MINGOZZI

MATEO PIZARRO

OSWALDO RUIZ

OMAR TORRES

FABIÁN UGALDE

YVONNE VENEGAS

GUSTAVO VILLEGAS