Prólogo – Manuel Mathar

 

Curaduría por HEART EGO

Una colaboración con GALERÍA HILARIO GALGUERA

 

La probidad que nos rige,

La necesad y en voz baja,

Y el frio asombro del que dirán.

Y aunque fui piedra, firme y recio,

perdí mi centro y me arrojaron al mar.

 

La objetividad que me caracteriza,

Lo nuevo de este hogar,

lo refrescante de estos aires,

y la diversión de ser niño, no solo consuelan,

si no empujan, inspiran y fortalecen alma vida y paternidad.

 

Cuentale al diablo que dios es bueno,

y no rijas con celeridad.

Cuentale al diablo que dios es bueno,

y que paz llega, en tumulto y jolgorio,

Asi como en rezo y serenidad.